19 septiembre, 2014

VEJEZ


Ahí. En esas extremidades se postra para traspasar cada obstáculo vivido, cada dolor, cada tristeza y anhelo por conseguir esas pequeñas cosas que soñó en su infancia, porque a los sueños se aferra, notando que crecer es bastante serio y hay que tomarlo con calma.


No hay comentarios: